Siguenos por E-mail

sábado, 28 de marzo de 2015 0 comentarios

Un terreno común



En su sentido más básico los diálogos inter-religiosos se fundamentan en la búsqueda de un punto en donde las religiones puedan cruzarse y converger, sin embargo el campo de lo interreligioso ha sido tradicionalmente considerado como un terreno para las tres "grandes religiones del mundo", sin embargo, estás ya no son tan grandes, cuando nos preguntamos ¿cuales son las religiones más prominentes en la actualidad? probablemente pensaremos en las tres clásicas, el Cristianismo, el Judaísmo y el Islam, sin embargo en términos de población la realidad es muy diferente según "The global religious landscape" brindado por el "Pew Research Center" en el año 2010 de las tres "grandes religiones" solo dos tienen un porcentaje población considerable, esto es, el Cristianismo con un 31,5% y el Islam con el 23,2 %, dejando a un lado el Judaísmo, habiendo un 16,3% para las personas que no están afiliadas a ningún camino religioso, un 15,0% para el Hinduismo y por ultimo un 7,1% para el Budismo, según esto no es realmente tan sorprendente que los espacios de dialogo inter-religioso estén dominados por las opciones religiosas monoteístas, sin embargo este hecho no hace a este tipo de espacios algo menos valioso, ya que inclusive solo dentro de estos movimiento hay una gran cantidad de ramificaciones, que de seguro harían de un dialogo algo más que ameno y fructífero. 

Las conversaciones que se generan en búsqueda de un terreno común entre diversas religiones o entre las diversas ramificaciones de una religión ayudan a reducir la hostilidad entre ellos, este hecho esta basado en la denominada "hipótesis de contacto" la cual sostiene que en condiciones apropiadas el contacto interpersonal se convierte en la manera más efectiva de reducir los perjuicios entre las personas y los grupos, reduciéndose de esta manera la discriminación, ayudando al entendimiento de que la diversidad es buena, demostrándonos que tal como sentenciaba Pessoa hay que "ser plural como el universo".

Los movimientos paganos pueden beneficiarse mucho de este tipo de espacios, aún por ejemplo en Colombia la mayoría de las personas no saben que existimos, y los que creen conocernos, tienen grandes confusiones con algunos términos como "pagano", "paganismo", "brujo", etc... y ni hablar de las confusas ideas que se tienen acerca de nuestras prácticas, sin embargo la intervención de un pagano en un espacio de dialogo multicultural e interreligioso tiene sus propias problemáticas, una de ellas se refiere a la dificultad que presenta el "hablar por" una comunidad tan diversa como lo es la comunidad pagana, y es por esto que hay una gran necesidad de que más personas hablen, que hagan saber sus opiniones, las enseñanzas que les ha dejado su experiencia y su práctica, además el interés por este tipo de espacios por parte de los paganos actuales permite dar un aire fresco y novedoso, y es justamente esa novedad la que permite crear momentos únicos de enseñanza y enriquecimiento de los espacios.   

El dialogo interreligioso brinda seguridad, la creación de puentes hace que el mundo a nuestro alrededor sea cada vez más seguro, gracias a que la comprensión es la mejor defensa que tenemos en contra de la violencia, y esta defensa necesita fortalecerse cada día, aún queda mucho trabajo por hacer, no solo para brindar información y educación a los no-paganos, sino así mismo a los paganos sobre las demás religiones, los comentarios despectivos lastimosamente van en doble vía, es por ello que la enseñanza también debe darse en doble vía, la educación puede y debe vencer el miedo y la ignorancia que fundan los comentarios nocivos, generando así real comprensión, el mutuo entendimiento es totalmente necesario para la libertad de cultos y de pensamiento, y de esta forma llegar a la verdadera esencia del trabajo interconfesional, esto es, el bienestar de las comunidades, el buen vivir, la justicia social proveniente de estos espacios es para todos, no solo para una u otra religión.








jueves, 5 de marzo de 2015 0 comentarios

Meditación, más allá del escapismo



Como muchas personas llegue a la meditación en busca de una salida al agitado y estresante ritmo de la vida, además de como una herramienta que me permitiera salir de la noche obscura del alma, por medio del trabajo constante y en etapas sucesivas se llega de a poco a la tranquilidad, la comprensión y la purificación espontánea de los estados negativos, la meditación en definitiva es una práctica espiritual que proporciona una curación constante, creo profundamente que ha sido una práctica más útil que muchas otras terapias y tratamiento alopatas, aunque no creo que sea la cura para todo. 

Sin embargo la meditación tiene una situación problemática, y es que plantea una trampa egocéntrica, y es que puede llegar a convertirse en una ruta de escapismo y egoísmo espiritual, cuando en realidad la meditación nos invita también a ayudar a los demás, a ser más activos, no basta con trabajar solo en nuestras mentes y pensar que el mundo no necesita de nuestro trabajo, la meditación no puede convertirse en una excusa para la inacción, el mundo necesita de acción para cambiar, el trabajo en uno mismo es importante en la medida en que permite tener una mente clara y unos objetivos claros a la hora de trabajar por los demás, la meditación nos permite llegar a una acción correcta, pero esta solo es una parte, la homofobia, el machismo, la intolerancia y los demás males del mundo no van a parar de un momento a otro solo porque decidiste ir a un retiro espiritual. 

La meditación no puede seguir siendo reconocida como esa práctica en la cual una persona se retira del mundo, y va a una gran montaña a contemplar la vacuidad, la vida debe ser entonces una constante meditación, y el correcto accionar que trae consigo la meditación encuentra su perfecta manifestación en ayudar a los demás, si nuestras mentes permanecen claras y limpias vamos a saber cómo actuar ante las injusticias, y vamos a tener la correcta voz para hablar en pro de la paz.

En realidad creo que no es la meditación la que puede cambiar al mundo, ya que por más que tengas una mente clara, puedes ser victima de una injusticia, sin embargo son las personas que meditan, que tienen una mente clara y organizada las que pueden sistemáticamente generar un cambio, la meditación nos da la consciencia, la fuerza y la claridad para enfrentarnos a los problemas del mundo, podemos usar nuestras mentes, nuestros cuerpos y nuestras voces para ayudar a terminar el sufrimiento del mundo, solo haz algo, algo más que sentarte en un cojín, habla, apoya, protesta, enseña, escribe, comparte, entiende que la meditación no es un escape de la realidad. 


Seguidores

 
;