Siguenos por E-mail

viernes, 15 de enero de 2016

Más allá de la quietud




Cada año comienza con nuevos propósitos, últimamente he dejado de plantearme una larga lista de "cosas por cumplir" para el ciclo que inicia, simplemente he comprendido que funciona mucho mejor para mi tener claridad sobre a dónde quiero llegar y trabajar para ello dejando que las cosas tengan su ritmo, sin presionar o apresurarme demasiado, y una de las practicas que me ha ayudado a lograrlo ha sido la meditación, esta, al perecer es al mismo tiempo una practica que muchos amigos se han planteado como meta este año, he visto que muchos han intentado durante mucho tiempo introducir esta practica en sus vidas cotidianas, al parecer sin mucho éxito, y es que una de las quejas que he escuchado con más frecuencia es que no han logrado calmar su mente y ponerla "en blanco".

"Poner la mente en blanco", creo que esperamos mucho de esa expresión, y es una de las razones por las cuales muchas personas pese a estar haciendo un buen trabajo,desertan de ese ejercicio de atención, la quietud que se busca en la meditación esta por muchos distorsionada. 

Una de las enseñanzas del arte es que todo está en constante movimiento, aún en la noche más silenciosa y en donde más "quietud" hay movimiento, el ruido de la lluvia, las hojas que suenan por el movimiento del viento, algunos animales nocturnos que salen a su actividad usual, las nubes pasan y la luna sube a lo alto del cielo. 

La energía vital no puede apagarse y encenderse de nuevo, hasta los objetos que parecen estar más quietos son un cumulo de átomos que están en constante movimiento, y es que incluso cuando nuestro cuerpo muere, todo en el sigue en movimiento para descomponerse y entrar en un nuevo lugar en el orden de las cosas.

Las protestas de muchos sobre no poder dejar de pensar y que están haciendo algo mal, tienen que ver menos con lo que hacen y más con lo que esperan que sea la "quietud", y si bien es cierto que la meditación crea un espacio de calma y relajación que nos hace sentir parte de todo lo que existe, de abstracción en el cual la mente parece estar fuera del cuerpo, incluso ahí, en este tipo de experiencias tan llamativas, nuestra mente no esta quieta totalmente. 

Las experiencias en la meditación no pueden unificarse, cada persona responde de manera diferente a esta practica, la tranquilidad y la quietud es muy individual, y si bien la meditación puede compararse al estado de relajación antes de dormir como también puede ser un espacio de entrenamiento mental ante la "mente mono" que va de un lado a otro mientras nuestro ego saca a flote las preocupaciones, la lista de pendientes, las cuentas, etc... 

Usted no debe sentirse mal por no tener la experiencia que otros dicen tener con la meditación, no hay un estado unánime de quietud y calma, no van a darte una insignia al merito por un gran trabajo si tienes tal o cual experiencia, esto es solo una manifestación del ego, ya que estamos juzgando, comparando y envidiando las experiencias de otros. 

Una buena tecnica de meditación que sirvió para mi, y muchas de las personas con las cuales comencé este camino consistía en sentarse en un lugar cómodo, no es necesario un gran salón de meditación lleno de velas o incienso en el aire, cerrar tus ojos o dejarlos abiertos y fijos en un solo punto, relaje los brazos en su regazo, haga el ejercicio de tres respiraciones (tres respiraciones profundas) y manténgase ahí por 10 o 20 minutos al principio. 

Usted puede concentrarse en un mantra, en su respiración, en los sonidos del ambiente, o no, es su elección, para todas las personas que se quejan constantemente de que no pueden dejar de pensar, les recomiendo concentrarse en los pensamientos, el resultado más usual es que no encontraran en que pensamientos fijarse, sucede lo contrario que al tratar no pensar, y ser bombardeado por todos ellos. 

Deje ser a su mente, los pensamientos se irán y en ocasiones volverán, al igual que el sol que avanza en el cielo, en la calma también se encuentra el movimiento.  

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

 
;