Siguenos por E-mail

martes, 24 de septiembre de 2013

Sobre las deidades de Wicca y cómo las percibimos.



Wicca es un sistema misterico filosófico que se centra en la adoración del Dios y la Diosa con igual importancia, este es un aspecto que diferencia a Wicca de otras corrientes dentro de los movimientos neo-paganos en la actualidad donde se suele dar una mayor importancia a la Diosa. Los Dioses de Wicca son honrados a través de las figuras de la Suma Sacerdotisa y el Sumo Sacerdote, así como en el trabajo grupal. 

Tanto el Dios como la Diosa de Wicca poseen nombres "propios", que solo son conocidos por los iniciados, nombres que se mantienen en secreto para conservar su sacralidad dentro de los ritos además de para resguardar de un modo u otro la sacralidad, el misticismo y la magia de los mismos y para evitar que aquellos que no han sido presentados debidamente ante ellos los conozcan y se acerquen a los antiguos de una manera inadecuada.  

Un aspecto importante del trabajo con los Antiguos es la dedicación personal, el generar un contacto más intimo con lo divino a través del pacto y su sana alimentación, aquí me gustaría tocar de manera superficial quizás algunos puntos acerca de la forma de ver y percibir a los Dioses de Wicca, Doreen Valiente en su libro "Donde reside la Brujería" nos dice que:

"Las divinidades de las brujas, los "Antiguos", son los Dioses primordiales. Estos son personificaciones de las fuerzas de la Vida, Muerte y Resurrección. Son innominados, teniendo incontables nombres. Son primitivos, parte de toda la naturaleza. Por este motivo han sido representados tanto en formas animales como humanas 

Han sido concebidos por la humanidad en varias formas, en diferentes eras y lugares. Tales imágenes tienen una existencia real en planos más sutiles que el físico. Sus detalles simbolizan los poderes que estos representan." 

Doreen nos remite a la naturaleza de los Dioses que adoramos, su impacto e importancia en la practica y al mismo tiempo nos refiere a la forma de verlos, es decir, si concebimos a los Dioses de Wicca dentro de un esquema de pensamiento dualista (tal como lo expresa ella) o si por el contrario quizás los consideramos desde una perspectiva politeísta (no mencionada  tácitamente pero si de fácil inferencia).

Frente a la primer corriente de pensamiento, es decir la dualista, vale recordar que  se basa en el principio de ver a la Diosa y al Dios como la suma de todos los dioses y diosas ya que se considera que estos son solo manifestaciones diversas de estas grandes divinidades que han aparecido a lo largo del tiempo y el mundo de diferentes formas, una idea que el fragmento del libro de Valiente nos inculca en su ultimo párrafo.

Podemos  rastrear esta doctrina muy posiblemente hasta la época romano/clásica en donde Apuleyo en su obra "El Asno de Oro" se refiere a Isis (Aset) como una Diosa que abarcaba todo, algo lógico si recordamos que Apuleyo era un Sacerdote de Aset, sin embargo este no fue un fenómeno de pensamiento que quedo relegado a esta época ya que durante el siglo XX gracias a Dion Fortune y sus grandes aportes a través de obras como "La Sacerdotisa del Mar" y "La Luna Mágica" la idea entonces se popularizo y podríamos decir que dentro del Arte el punto culminante de esta concepción la termino de dar Doreen Valiente en su texto "La Carga de la Diosa" cuando se nos dice: 

"Escuchad las palabras de la Gran Madre, quien en tiempos remotos fue llamada entre los hombres Artemisa, Astarte, Atenea, Dione, Melusine, Afrodita, Cerridwen, Diana, Arianrhod, Brigit, y por muchos otros nombres (...)"

El resto del texto resulta ser una síntesis del Libro de la Ley dentro de las concepciones de Nuit (primer capitulo) y Hadit (segundo capitulo) y de las palabras de Aradia la peregrina Italiana. 

Esta es un propuesta interesante que sin embargo puede presentarse como algo forzado en ocasiones, el "unir" o "cohesionar" todas las deidades en una sola tiene un problema, y este es el olvidar los detalles, y con esto llegan las incoherencias y la falta de atención con aquello que se esta haciendo.

Ver un dios y una diosa universal tiene un gran atractivo sin duda, sin embargo y a pesar de ser una idea llamativa habría que pensarla de una forma compleja y magmatica, trasgrediendola un poco hasta entender que podría ser necesario adoptar ciertas características de la segunda corriente de pensamiento, el arte es transdisciplinar, es complejo. 

La doctrina de pensamiento religioso politeísta se basa en la creencia de múltiples dioses o divinidades organizados y poseedores de diversas características individuales que permitían su identificación, es por esto que la corriente de pensamiento politeísta de cierta manera se adecuan más a las continuas y sucesivas transformaciones de la deidad en la rueda del año y su naturaleza alegórica, ya que continuamente nos encontraremos con que las deidades serán en ocasiones dos entidades totalmente diferentes casi en el mismo periodo temporal, la Diosa como futura madre a anciana y de nuevo a madre otra vez y el Dios como dos realidades diferentes de luz y de sombra, o como el consorte y el hijo de la señora. 

Y a pesar de que los Dioses lo son todos no todos ellos actúan igual, no todos ellos se presentan igual y esto permite entenderlos a cabalidad, entenderlos de esta forma podría resultar ser una respuesta a la complejidad de sus figuras como personificaciones de todas las fuerzas existentes, entenderlos de una forma magmatica fuera de una lógica encidica nos permite entender que Wicca es una religión orgánica que se mantiene en evolución y receptiva a cambios positivos que la enriquezcan haciendo que nuestra práctica con los dioses se vuelva personal y fructífera. 




1 comentarios:

Unknown dijo...

Excelente!...gracias por la información que nos brindas que aunque es un punto de vista personal ... Es algo que se puede tener en cuenta al momento de querer entrar en contacto con las deidades ya que alguien experimentado puede darnos una luz de la manera de proceder, de nuevo gracias!!

Publicar un comentario

Seguidores

 
;